domingo, 12 de diciembre de 2010

Life on the British roads...

Llevo días dándoles vueltas a las diferencias principales que estoy encontrando, después de haber trabajado para una empresa que distribuye material deportivo por todo el país, comparando con el sector del transporte en América.

Obviamente, éstas impresiones son personales, y lo que para uno puede parecer trascendente, para otro puede no tener mayor relevancia, pero vamos al tema.

Después de algo más de dos años y medio por carreteras norteamericanas, tengo que reconocer que mis memorias haciendo transporte internacional por Europa se habían transformado en un vago recuerdo, que como suele suceder, se nutría casi exclusivamente de buenos momentos.

Alberta. Dinosaur Kingdom

Problema principal: el tráfico.
Entiendo que meter setenta millones de personas en una isla, y pretender que el tráfico sea fluído es un auténtica quimera, pero después de pasarme los días cruzando, especialmente Montana, el Medio Oeste y algunos tramos de la Transcanada, circular por las autopistas británicas, y acercarme a Londres (Sutton, por ejemplo), es poco menos que una tortura china.
El tráfico en New York es denso, y los conductores son unos kamikazes, pero al trabajar yendo de costa a costa, sabes que es cuestión de unas horas salir de allí y volver a la paz de las interestatales. Una vez acostumbrado a ésto, el hormiguero inglés puede con mis nervios.

Problema número dos: el espacio.
Por un lado la escasez de lugares donde aparcar un camión. Desde Londres tienes que esperar a llegar hasta la M1 para poder tomar un merecido descanso (si es que la caravanas te lo permiten), y por otro, la mayoría de las ciudades han construído una trinchera de calles y accesos donde los camiones no están permitidos, que convierten el hecho de descargar en un centro comercial situado en un núcleo urbano, en un auténtico laberinto imposible de descifrar.
Una vez acostumbrado al espacio de la cabina del Freightliner Cascadia, soy incapaz de estar cómodo dentro un Scania 440, por ejemplo. Pensar ahora en vivir dentro de una cabina europea durante semanas y semanas como algunos compañeros que viajan a Grecia o Turquía, se me antoja imposible.

Cascadia

Problema número tres: la actitud.
Éste es uno de los puntos que más me ha dolido reencontrar en "mi" vieja Europa. Supongo que los dos problemas que he descrito en los dos párrafos anteriores junto con los problemas de la economía, etc... hacen que el resto de conductores no se pongan al volante con una sonrisa en la cara, pero de ahí a encontrarme con un total desinterés por el resto (para mí) de compañeros de profesión, o peor aún, a crear la sensación de ser contrincantes o enemigos, es algo que no me entra en la cabeza.
Prisas exageradas, malas maneras, malicia en carretera y un largo repertorio de artimañas, que sinceramente, no encuentras normalmente en los truck stop (haciendo maniobras, por ejemplo) o en las carreteras americanas, y que hacen mucho más duro el día a día.

Aparte de ésto, mucho tacógrafo digital, mucha reglamentación, y al final, en todas partes se cuecen habas.
Resulta que si se firma un acuerdo entre conductor y empresa acordando exceder el límite de 10 horas de trabajo nocturno, el tope es el cielo... entre las esperas para recibir la asignación de carga (es lo que tiene trabajar para una agencia), horas al volante y trabajos varios, te puedes plantar en 15-16 horas con toda tranquilidad, y ésto, empezando a las 00.00am., creo que es una animalada.
¿Que se cobra por horas desde el minuto número uno?, sí, pero estando como están los salarios eso no significa prácticamente nada.
Hoy por hoy, en comparación, sale más a cuenta conducir una media de 11-12 horas diárias en América sin cobrar las horas de espera, que cobrar por horas aquí con todo lo que ello supone.

Repito, es mi impresión personal, los conductores que regresan al Reino Unido, lo hacen en su mayoría por la familia, los amigos, sus kebab y sus pubs, porque lo que es la industria del transporte ahora mismo, no hay por dónde cogerla.

¡Un saludo!

12 comentarios:

garciapalacios dijo...

Solamente tengo 5mil millas de coche alquilado por el suroeste de usa y me reafirmo en lo dicho sobre carreteras.
Seria un sueño poder probar un americano, mientras hay que conformarse con disfrutar quitandole al dia de 12 a 15 horas en un xf95.
Si el trafico en reino unido es peor que el de la a8 bilbao en dia de lluvia debe ser un infierno.

Aorijia dijo...

Espero que pronto puedas volver a cruzar el charco y conducir esos pedazo de máquinas con tanto espacio (recuerdo tu entrada sobre el "minipiso" que tenías en la cabina), circulando por carreteras bien preparadas y en una situación de compañerismo.

Lunatrix dijo...

Eso, eso, tú sigue quejándote para llegar allende los mares con muchas ganas. Ya te estoy encargando la poutine más grande de Montreal!! (que me ha dicho la nutricionista que tengo que tomar dos a la semana, y para mi lo que dice el médico va a misa).

Yo tengo un conocido que se metió a transportista hace unos años (hace rutas por Europa) y dice lo mismo. Pero no puedo hablar por experiencia propia :o)

david dijo...

javi,tienes toda la razon,en europa,no hay mas q mal compañerismo,bueno ninguno,ni aunque lo conozc a la persona en cuestion,hoy sin ir mas lejos,descargando en la ribera de navarra,yo indican do a un ¨compañero¨para q no le pege al camion en la maniobra de acular al muelle,muy justo por cierto,a la hora de salir de fabrica yo,marcha atras y saliendo a carretera con circulacion,el suso dicho ¨compañero¨quieto en su cabina,anda q...,bueno,ojala estes pronto en tu canada y vuelvas a deleitarnos con sus paisajes y camiones...un saludo...de david.

Anónimo dijo...

Tienes toda la razón, Javi, en cuanto a condiciones de trabajo y a tráfico. No soy conductora de camiones pero he trabajado 7 años para una agencia de transporte de mercancías, por lo que he estado en contacto permanente con los chóferes : sé del mal compañerismo, de los chanchullos con los discos y horas de trabajo, de los salarios insuficientes. Además por haber ido dos veces de acompañante a Inglaterra en un Volvo Globetrotter -que por mucho Volvo que fuera, la cabina me parecía diminuta- me dí cuenta de las dificultades de vuestro día a día. De aquel país, todavía recuerdo los parkings a precios exagerados y de los camiones que pasaban la noche en los espacios previstos en las mismas autovías, a ras de la circulación. No me extraña que te resulte dificil adaptarte. Un saludo desde Valencia. Anne.

nitroglicerino dijo...

¿Y volver a América no es una opción?

Diva Gando dijo...

Javi,

Qué bueno leerte de nuevo!

Welcome back!!

Las fotos como siempre, geniales.

Javi dijo...

García Palacios, la A8 es una maravilla en comparación, te lo digo yo...

Aorijia, es cuestión de un par de meses.

¡Gracias, Lunatrix!, osea que dentro de poco te podremos llamar "Bombatrix", jajaja. ¡Nos vemos en breve!.

David, por ahí va el asunto, de hecho, aparcando marcha atrás tuve que sufrir las prisas de un "compañero", que no paraba de meter su morro a 2cm. de mí, cuando él iba a parar en el mismo aparcamiento... muy triste. Y como ésta, unas cuantas cada día.

Anne, tú sabes de lo que hablo, y mucho XXL Globetrotter, pero siguen siendo "inhabitables" en comparación.

Nitro, cosa de un par de meses... ¡no veas las ganas que tengo!, jajaja.
Creo que entre el tiempo pasado en España, éstos meses en el Reino Unido y alguna que otra experiencia por Europa el año pasado, todo apunta a que éste será mi regreso definitivo a tierras americanas.
¡Un saludo!.

¡Gracias, Diva!. ¡Rebienvenida!.

Hardavidson dijo...

Con esos argumentos y pudiendo elegir yo también lo tendría claro... pero creo que mientras tanto te cogeré el relevo en UK....

ROGER TRUCKER dijo...

Bueno Javi, aparte de todo, una vez en ruta los ingleses son los que más cortesía muestran al volante, muy buenas maneras.
Una foto del camión que llevas?
Un abrazo Javi,
RT

Javi dijo...

Pues no te creas Roger, creo que en cuanto te ven con una matrícula inglesa (osea que eres uno de ellos), se acabaron las buenas maneras.
Yo tenía la misma sensación cuando venía por aquí hace años, pero o bien era porque haciendo internacional llegabas aquí después de Francia (que ya sabemos como se las gastan por ahí abajo), o porque los que hacen internacional tienen otra actitud, porque en serio, cortesía, poquita.
¡Un abrazo grandote!.

Borja dijo...

Cuando estuve en Kuwait había un grupo bastante nutrido de conductores ingleses, y formaban una mini comunidad dentro del turno. Muy raritos, siempre a lo suyo a los demás que les dieran por saco.

También es cierto que si había más de uno del mismo país nos juntábamos entre nosotros.

Supongo que si hubiese habido mayoría de españoles, hubiera pasado lo mismo.