domingo, 31 de enero de 2010

Wisconsin cows

Como podéis ver en el siguiente mapa, ha sido un mes de Enero realmente movidito, y teniendo en cuenta el tiempo perdido con la reparación del motor de arranque y el pinchazo de hace unos días... pues lo demás ha sido básicamente "dándole a la rosca".


Una vez solucionado el tema de renovación de pasaporte, visados, etc... ya estamos de vuelta por los EEUU, disfrutando del refresco visual que supone cambiar de paisaje, que después de tantos kilómetros de Transcanada, empezaba ya a soñar con ciervos y lagos.

Wisconsin farm

La foto superior está tomada ésta mañana en Wisconsin, aunque bien podría ser de la zona de Ohio donde estuvimos descargando.

Ante la increíble tranquilidad reinante (no había un alma, ni coches, ¡nada!) en el pueblo donde estaba la empresa, le pregunté en tono jocoso (sin maldad de ningún tipo, lo prometo) al tipo que había en la oficina:

"¿Hoy no es festivo ni nada, no?, lo digo porque no he visto a nadie alrededor, todo así tan tranquilo..."

A lo que me respondió con algo de mala leche:

"Es que esa es la tranquilidad que nos gusta, aquí no nos gusta esa gente que anda deambulando de aquí para allá."

Bastante clarito me lo dejó, aspavientos incluídos con las manos.

Do not enter

Así que aparte de la inmensa paz y tranquilidad del norte de Ohio, casi recuperado ya del catarro que he andado arrastrando éstos días, y disfrutando de la calma ofrecida por el extraño invierno que estamos teniendo sin apenas nieve, nos encaminamos hacia Calgary, donde podré escribir con algo más de calma.

¡A pasar buena semana!

viernes, 29 de enero de 2010

Carta de España

Para los que no lo sepáis (yo no tenía ni idea hasta hace unos meses), el Ministerio de Trabajo e Inmigración edita cada mes una revista llamada "Carta de España", cuya temática gira en torno a los ciudadanos españoles que viven en el extranjero.

La revista se publica desde hace más de 45 años, y tiene como lectores habituales a los emigrantes españoles censados en sus correspondientes embajadas o consulados.

Pues bien, hace unos meses se pusieron en contacto conmigo para publicar algunas de mis fotos en un pequeño artículo, y ayer mismo la recibía en el correo con el siguiente resultado:

Sobra decir que es un gustazo poder ver las fotos impresas en buen papel.

Desde aquí mi agradecimiento a Jose Julio Rodriguez por ponerse en contacto conmigo, y por sacar el artículo adelante cuando yo no contaba con demasiado tiempo para prestarles algo más de atención.

Podéis leer la revista completa en formato PDF aquí.

Si estáis interesados en consultar números anteriores, o echarle una ojeada cada mes, la revista se puede leer en formato digital aquí.

Aparte de ésto, en cuanto a la actualidad, hicimos un viaje costa a costa por Canadá hasta Nova Scotia, y ahora andamos camino de Ohio, con un catarrazo bastante importante como inesperado compañero de viaje, que hace que meterse 1.000 km. al día en el cuerpo sea una tarea algo más incómoda de lo habitual, pero vamos, no hay mal que mil años dure...

¡Un abrazo grandote!

miércoles, 20 de enero de 2010

Sand cakes

El tono y la temática de la entrada de hoy van a ser algo distintas de lo habitual.


Ésta foto, obtenida en Haití por uno de mis fotógrafos favoritos, Zoriah Miller, antes de la tragedia vivida la pasada semana con el terremoto, muestra los "pastelitos" hechos a base de arena molida, agua y sal, que son el único alimento que muchos esperaban llevarse a la boca cada día, mientras el resto decidimos lo que nos apetece comer o no.

Digo esperaban, porque lamentablemente después del terremoto, ni siquiera éstos pasteles de arena estarán disponibles, en medio del caos que se vive éstos días en uno de los países más pobres del mundo.

Creo que pensar en ésta situación, o en niños que esperan con ansiedad contraer alguna enfermedad o estar anémicos para que así tengan derecho a la escasa comida que llega a algunos centros de abastecimiento del planeta, puede encender alguna lucecita en la cabeza de los bien acomodados ciudadanos del primer mundo.

No voy a sermonear a nadie, algunos hemos tenido la fortuna de nacer donde nos ha tocado, y la vida es así de dura y cruel, pero cuando nos paramos a pensar que el salario de millones de niños que trabajan en condiciones que harían llorar a cualquiera, puede rondar los 5 euros al mes (los que tienen suerte), entonces cualquier ayuda es bienvenida.

Todos no podemos aportar miles de dólares, los gobiernos parecen más preocupados por otras estadísticas, y nuestra crisis de la clase media llena titulares, pero aportar 5, 10, o 20 euros para intentar sacar adelante una situación como la que se está viviendo en Haití, no va a dejar en números rojos nuestras cuentas.

No se trata de hacer la buena acción del día, consiste en empezar a preocuparnos de las cosas que realmente valen la pena.

Si dudáis del destino de esas ayudas, todas las ONGs presentan sus cuentas e informes con escrupulosa atención, así que es más que probable que la mayor parte de ese dinero llegue a mejor puerto en esas manos, que empleados en dos paquetes de cigarrillos.

Os dejo algunos enlaces directos donde podéis hacer vuestra aportación:

Unicef

World Vision

World Food Program

Red Cross (Cruz Roja)

Poco más que añadir al respecto, lo único, que os paséis a echarle una ojeada a la página de éste impresionante fotógrafo que es Zoriah.

martes, 12 de enero de 2010

Jasper, elks, starters and some other stuff.

Bueno, bueno, bueno... voy a poner el blog más o menos al día con lo sucedido las últimas semanas.

Como ya expliqué vagamente por aquí en la última entrada, pasamos los últimos días del año, así como la entrada del nuevo, por Las Rocosas camino de Edmonton.

Elk crossing (Jasper National Park)

Al pasar Jasper, ésta es la estampa que nos encontramos, una manada de ciervos que andaban cruzando la autopista con toda tranquilidad, como si la caravana de vehículos que habían formado no fuese con ellos.

Unos dos kilómetros más adelante, nos cruzamos también con varios grupos de muflones en medio del asfalto, que hacen que circular por en medio de un parque nacional sea de todo menos relajante, nervios en tensión, pendiente de si uno de éstos pobres decide saltar en el momento menos adecuado delante del morro del camión.

Big Horn Sheeps (Jasper National Park)

En el parque de Banff, hay bastantes pasos elevados para la vida salvaje, como éste de la foto superior que sacamos la pasada primavera, pero en Jasper por lo visto no son tan comunes, y aquello parecía Sevilla en un día de procesión.

Una vez en Edmonton, salimos de nuevo de vuelta para Vancouver, pero el motor de arranque, que ya venía avisando desde hacía días, decidió pasar a mejor vida en una fría mañana de enero.

Lo curioso es que el día anterior ya habíamos tenido que avisar a la asistencia en carretera estando en el mismo Edmonton, y el super-mecánico que vino, tras media hora de martillazos véte tú a saber dónde, me pidió que probase a arrancar, y al ver sorprendido que funcionaba me dijo:

"Nada, eso debía ser el frío y tal... lo normal éstos días".

Es cierto que había hecho frío, pero nada espectacular, alrededor de -25º C, y además, teníamos batería, etc... así que la cosa quedó en "diagnóstico sospechoso" hasta el día siguiente, cuando en Hinton, Alberta, a escasos 70 km. del Parque Nacional de Jasper, el motor de arranque dijo su adiós definitivo.

El mecánico tuvo que retirar el motor de arranque antiguo, y al ser un motor de nuevo diseño, no había recambios disponibles por lo menos hasta el día siguiente, así que nos fuímos al motel que hacía esquina allí mismo, y aprovechamos para desconectar tranquilamente.

Menos mal que me dió por parar a dormir en un truck stop en medio del pueblo, porque mi primera idea era continuar hasta algún pequeño área de descanso más adelante, lo que nos hubiese dejado sin posibilidad de hotel, luz, etc...

Como anécdota personal, y coincidiendo curiosamente con nuestro primer año completo como dos "sin hogar" al volante, el hecho de volver a sentarme un rato enfrente de la televisión fue sinceramente chocante.

No me voy a poner a criticar extensamente el contenido de la mayoría de canales, o lo absurdos que me parecen los anuncios después de todo éste tiempo de "ayuno" televisivo, pero lo cierto es que en vista de la distribución del tiempo empleado ahora en muchas otras cosas, en mis actividades habituales, en mis nuevas rutinas, relacionadas especialmente con la fotografía, lectura, etc... creo que cuando volvamos a tener un "hogar real", la televisión no va a ser desde luego un electrodoméstico imprescindible.

Mount Robson, BC

Majestuoso Monte Robson, antes de llegar a Jasper, con sus impresionantes 3.954 m.

Y antes de marcharme, quería aprovechar para felicitar el 70 cumpleaños de Jimmy Page (cumplidos el pasado sábado), guitarrista y compositor de Led Zeppelin, padre y creador de la guitarra rock tal y como la conocemos, posiblemente uno de los músicos más influyentes de la historia.
Teniendo en cuenta el triste historial de músicos desaparecidos antes de tiempo, es una maravilla verle todavía hoy subido en un escenario, deleitándonos con sus inolvidables riffs. De hecho hace unos meses estaba tocando en el nuevo estadio de Wembley con Foo Fighters y Tom Petty, impresionante.

Happy birthday, Mr. Page!!

viernes, 8 de enero de 2010

Let's start rolling...

Llevamos unos días ya de 2010, y la primera entrada se ha hecho de rogar.

Hemos empezado tal y como acabamos el fín de año, cruzando Las Rocosas, pero ésta vez en vez de por el camino habitual que suele ser Calgary-Vancouver, ha sido cruzando el trayecto Vancouver-Edmonton, a través del parque Nacional de Jasper, al que sinceramente le teníamos muchas ganas.

Al llegar a Edmonton, hemos tenido algunos problemillas mecánicos menores, que nos han hecho quedarnos algo más de tiempo del esperado alrededor de la capital de Alberta, pero un cambio del motor de arranque, y tema solucionado.

Tengo fotos como para montar calendarios, tarjetas, tazas... y entradas en el blog con nieve, bosques y ríos, para aburrir, así que intentaré hacer una selección exhaustiva y lo iré metiendo en dosis pequeñas.

¡Un abrazo!