viernes, 31 de diciembre de 2010

Bye 2010...

Hora de hacer balance, momento para recordar el final de años anteriores, metas cumplidas, proyectos postpuestos, escribir otra lista de propósitos que comenzar a partir de mañana... es decir, otra "Nochevieja" más.

En los últimos cuatro años ésta noche ha caído siempre en distintas franjas horarias para mí. Depués de pasar la del 2007 en Kitchener, Ontario, la del 2008 en Lethbridge, Alberta, la del 2009 en Vancouver, Bristish Columbia y ésta en Sheffield, Inglaterra, ¡ya no sé a que hora me toca tomarme las uvas!.

A disfrutar de la fiesta de despedida de éste año que dejamos atrás, y a entrar con buen pie en el nuevo calendario.

¡FELIZ 2011 PARA TODOS!

martes, 28 de diciembre de 2010

Ansel Adams in color

Uno de los libros que ha caído en mis manos éstas navidades ha sido el que da título a ésta entrada: Ansel Adams in Color.

Ansel Adams, el padre de la fotografía de paisajes, desarrolló casi todo su trabajo en blanco y negro, especialmente por dos motivos:

Uno, porque para él, el color era una distracción en las fotografías que no permitía disfrutar en su totalidad de la gama más amplia de matices que se encuentra en los grises, así como de los contrastes de luces y sombras mucho más evidentes con la ausencia de color.
Y dos, porque durante el tiempo que vivió (falleció en 1984), ninguno de los sistemas de impresion en color de la época le permitían transmitir su visión en el papel, mientras que el blanco y negro le daban control absoluto sobre el resultado final.





En cualquier caso, Adams pasó gran parte de su carrera intentando conseguir resultados satisfactorios en color, y aunque no llegó a publicar la mayoría, hoy tenemos la suerte de poder ver algunas de éstas fotografías inéditas sobre el papel, gracias a los sistemas de escaneado e impresión actuales.
Sin llegar a tener la calidad artística del resto de su obra, siendo más como bocetos, nos permite echar un vistazo a sus imágenes en estado puro, sin los toques finales de revelado que posiblemente habría incluído en ellas.

Las composiciones obviamente son fantásticas, la calidad de las fotografías de gran formato, incomparable, y personalmente es un auténtico placer poder disfrutar con la visión de algunos de los parque naturales de EEUU a finales de la década de los 40.

Aparte de las fotografias, el libro incluye notas del mismo Adams, y una breve biografía. Imprescindible.

El libro me ha devuelto las ganas por investigar un poco más a fondo la fotografía analógica.
Es sorprendente que por el precio de la mayoría de cámaras no profesionales de rango medio que hay en el mercado, nos podemos hacer con una cámara analógica de largo formato, así como de un escaner y película suficiente para pasarnos una larga temporada.
Lógicamente, el planteamiento es distinto, no disponemos de pantallas ni de toda la ayuda tecnológica que nos ofrecen los equipos de hoy, cada fotografía lleva mucho más tiempo y trabajo detrás, pero el resultado es inalcanzable con cualquier cámara digital actual.


Ésta preciosidad es una Tachihara de 4X5 pulgadas. El auténtico problema con una cámara de éste tipo es poder utilizarla sin tener que responder a las mil y una preguntas de los curiosos que aparezcan por la zona.

Os dejo con una entrevista con Adams para la BBC en 1983, con su tono distendido habitual, en la que habla sobre la previsualización de cada imagen, en la que compara una vez más música y fotografía (Adams fue pianista antes de empezar como fotógrafo), y profetiza sobre la futura aparición de la fotografía "electrónica".


viernes, 24 de diciembre de 2010

Merry Christmas and Happy Holidays everyone!!!

Estando en las fechas que estamos es lo que toca, así que sea de la forma que sea, con o sin celebraciones, con o sin marisco, en familia o en solitario...

Merry Xmas!

¡A disfrutar de los días que agarréis de fiesta, y de la familia/colegas/enemigos políticos si es que toca reunión!

domingo, 12 de diciembre de 2010

Life on the British roads...

Llevo días dándoles vueltas a las diferencias principales que estoy encontrando, después de haber trabajado para una empresa que distribuye material deportivo por todo el país, comparando con el sector del transporte en América.

Obviamente, éstas impresiones son personales, y lo que para uno puede parecer trascendente, para otro puede no tener mayor relevancia, pero vamos al tema.

Después de algo más de dos años y medio por carreteras norteamericanas, tengo que reconocer que mis memorias haciendo transporte internacional por Europa se habían transformado en un vago recuerdo, que como suele suceder, se nutría casi exclusivamente de buenos momentos.

Alberta. Dinosaur Kingdom

Problema principal: el tráfico.
Entiendo que meter setenta millones de personas en una isla, y pretender que el tráfico sea fluído es un auténtica quimera, pero después de pasarme los días cruzando, especialmente Montana, el Medio Oeste y algunos tramos de la Transcanada, circular por las autopistas británicas, y acercarme a Londres (Sutton, por ejemplo), es poco menos que una tortura china.
El tráfico en New York es denso, y los conductores son unos kamikazes, pero al trabajar yendo de costa a costa, sabes que es cuestión de unas horas salir de allí y volver a la paz de las interestatales. Una vez acostumbrado a ésto, el hormiguero inglés puede con mis nervios.

Problema número dos: el espacio.
Por un lado la escasez de lugares donde aparcar un camión. Desde Londres tienes que esperar a llegar hasta la M1 para poder tomar un merecido descanso (si es que la caravanas te lo permiten), y por otro, la mayoría de las ciudades han construído una trinchera de calles y accesos donde los camiones no están permitidos, que convierten el hecho de descargar en un centro comercial situado en un núcleo urbano, en un auténtico laberinto imposible de descifrar.
Una vez acostumbrado al espacio de la cabina del Freightliner Cascadia, soy incapaz de estar cómodo dentro un Scania 440, por ejemplo. Pensar ahora en vivir dentro de una cabina europea durante semanas y semanas como algunos compañeros que viajan a Grecia o Turquía, se me antoja imposible.

Cascadia

Problema número tres: la actitud.
Éste es uno de los puntos que más me ha dolido reencontrar en "mi" vieja Europa. Supongo que los dos problemas que he descrito en los dos párrafos anteriores junto con los problemas de la economía, etc... hacen que el resto de conductores no se pongan al volante con una sonrisa en la cara, pero de ahí a encontrarme con un total desinterés por el resto (para mí) de compañeros de profesión, o peor aún, a crear la sensación de ser contrincantes o enemigos, es algo que no me entra en la cabeza.
Prisas exageradas, malas maneras, malicia en carretera y un largo repertorio de artimañas, que sinceramente, no encuentras normalmente en los truck stop (haciendo maniobras, por ejemplo) o en las carreteras americanas, y que hacen mucho más duro el día a día.

Aparte de ésto, mucho tacógrafo digital, mucha reglamentación, y al final, en todas partes se cuecen habas.
Resulta que si se firma un acuerdo entre conductor y empresa acordando exceder el límite de 10 horas de trabajo nocturno, el tope es el cielo... entre las esperas para recibir la asignación de carga (es lo que tiene trabajar para una agencia), horas al volante y trabajos varios, te puedes plantar en 15-16 horas con toda tranquilidad, y ésto, empezando a las 00.00am., creo que es una animalada.
¿Que se cobra por horas desde el minuto número uno?, sí, pero estando como están los salarios eso no significa prácticamente nada.
Hoy por hoy, en comparación, sale más a cuenta conducir una media de 11-12 horas diárias en América sin cobrar las horas de espera, que cobrar por horas aquí con todo lo que ello supone.

Repito, es mi impresión personal, los conductores que regresan al Reino Unido, lo hacen en su mayoría por la familia, los amigos, sus kebab y sus pubs, porque lo que es la industria del transporte ahora mismo, no hay por dónde cogerla.

¡Un saludo!

viernes, 10 de diciembre de 2010

Christmas bokeh

El recurso visual más utilizado durante la campaña navideña es inundarlo todo con cantidades industriales de bokeh, que no es más que la distorsión o desenfoque que se produce en el fondo de la imágen de forma premeditada, creando figuras geométricas que sin tener a día de hoy muy claro porqué, nos parecen atractivas al ojo humano.

Así que después de la instalación del árbol de Navidad y resto de adornos correspondientes, nada como pasar un buen rato cocinando bokeh con la ayuda del mismísimo Santa Claus...

Time for Xmas decoration

Bokeh sunrise

Time for Xmas decoration

¡A pasar buen de fin de semana!, HO-HO-HO!!!

miércoles, 1 de diciembre de 2010

England buried under the snow

Como comentaba ayer, continúa el temporal de nieve por tierras británicas.

Tras un par de días de intensas nevadas con una acumulación de alrededor de unos 30cm., hoy no funciona ninguna línea de autobús en la zona, colegios cerrados, los trabajadores en casa después de dejar los coches aparcados ayer en mitad de ninguna parte y volver a casa andando...

Nowhere to go...

Autumn's lost soul

Early snow

Early snow

Early snow

Early snow

Para el lunes pronostican una "notable mejoría", veremos.

¡A cuidarse!